EN

English

Esta enfermedad crónica que no tiene cura pero puede controlarse, afecta dramáticamente la vida de los niños. Cómo tener rutinas lo mas normales posibles.

Para entender la dimensión que tiene el asma, basta saber que es la primera causa de ausentismo escolar en el mundo, que en Colombia es la primera causa de consulta y visita de urgencias por enfermedades crónicas, que afecta el 10% de la población colombiana y que en los gastos que conlleva invierte hasta un cuarto de lo devengado por una familia de ingreso promedio.

El asma es una enfermedad que tiene múltiples causas, entre ellas una gran incidencia hereditaria y también componentes ambientales. No se ha demostrado que haya un gen que la predisponga, pero en los niños con antecedentes familiares de alergias o de asma, es mas factible que se presente. Se estima que existe un 10% de probabilidades de que un niño de padres sanos sea asmático, un 25% si uno de los padres lo es, y un 50% si ambos padres tienen la enfermedad.

Se es alérgico en todo el organismo, por esta razón la enfermedad puede acompañarse de conjuntivitis alérgica, rinitis alérgica, eczema o reacciones a las picaduras de mosquitos. El asma se caracteriza por episodios repetidos de obstrucción de los bronquios, en los que el paciente presenta tos, dificultad para respirar y silbido en el pecho, estos tres síntomas son el punto de partida de los médicos para diagnosticarlo. Otra particularidad es que tiene períodos sanos y otros en los que se agudiza.

Frente a la edad de aparición, de una población de 1.000 niños asmáticos, alrededor del 25% inicia síntomas el primer año de vida, otro 25% el segundo año de vida y el restante 50% antes de los cinco años.  Esto demuestra que es una enfermedad que aparece en edades tempranas.

Paños de agua tibia
La idea generalizada y errada de que el asma se cura, vuelve a las personas presa fácil de engaños y falsas promesas, y pierden el juicio en los tratamientos médicos. El asma no se cura, se controla con un tratamiento adecuado. Si se trata correctamente, alrededor del 25% de estos pacientes mejora antes de llegar a la adolescencia y no vuelve a presentar síntomas, lo cual no quiere decir que ya no sea asmático porque esa condición alérgica lo acompañará de por vida. Para otro 25%, los síntomas pueden volver a aparecer en la edad madura, a los 50, 60 años, esto es bastante frecuente. Y la mitad de los niños asmáticos siguen teniendo síntomas durante toda su vida.

Tratamiento médico
El asma no controlado tiene una gran incidencia negativa en la vida de los niños, en la actividad física, en el desarrollo, en las relaciones con los compañeros. De ahí que el objetivo del tratamiento médico sea lograr un control para que cada vez haya menos crisis y que entre una crisis y otra el niño esté libre de síntomas y pueda llevar una vida normal, sin restricciones.

Son frecuentes las limitaciones como no comer helado, no jugar, no mojarse cuando está lloviendo, no ir a la piscina, no salir en la noche, ni ir de paseo en clima frío. Esto conduce a que el niño sea sobreprotegido. Condicionamientos que no son necesarios si se lleva un tratamiento preventivo.

En los estudios médicos se ha demostrado que si un niño asmático no recibe el tratamiento preventivo adecuado, con el tiempo puede presentar enfermedades pulmonares obstructivas graves que no mejoran.

Para el asma existen dos tipos de tratamientos, preventivos y ante los síntomas o de rescate. Ante los síntomas, se utilizan medicamentos como los esteroides. En el orden de los tratamientos preventivos, está determinado que las personas asmáticas deben usar un inhalador permanente que les suministra medicamento.

Control en casa
â€Â¢ Promover un estilo de vida saludable con niveles adecuados de descanso, ejercicio y nutrición
â€Â¢ Llevar rutinas de limpieza en casa con naturalidad teniendo en cuenta pequeñas recomendaciones como barrer con trapeadora, limpiar con sacudidor húmedo y alejar a los fumadores de la casa.
â€Â¢ Evitar que los síntomas afecten los niveles de energía del niño, su concentración, atención, relaciones con sus compañeros y actividad física y bienestar en general.

Subir