La salud física de la mamá y el papá antes del embarazo afecta la salud del futuro bebé. Los órganos del bebé comienzan a formarse en las primeras cuatro semanas de embarazo, antes de que muchas mujeres se enteren de que está embarazadas.

1. Tomar ácido fólico. Tomar ácido fólico diariamente antes y durante la primera etapa del embarazo, cuando se están desarrollando el cerebro y la médula espinal del bebé.
 Debe llevarse una dieta saludable que incluya alimentos ricos en folato, la forma natural de la vitamina. Entre ellos se encuentran los cereales fortificados para el desayuno, las legumbres, las verduras de hojas verdes y el jugo de naranja.

2. Hacerse un chequeo médico antes del embarazo. El cuidado preconcepcional es el cuidado médico que la futura madre recibe antes de quedar en embarazo. El propósito es evaluar su salud e identificar aquellos riesgos de salud y del estilo de vida que pueden afectar el embarazo.
Uno de mejores pasos es visitar a un profesional de la salud antes de la concepción. El profesional puede ayudar a mantenerse lo más sana posible antes y durante el embarazo. Podrá explicarle de qué manera puede afectarla el embarazo, controlar los medicamentos que está tomando y asegurarse de que tenga las vacunas al día.

3. Comer bien y mantener un peso saludable. La madre se sentirá mejor y comenzará bien su embarazo si come una variedad de alimentos nutritivos todos los días. Evitar los alimentos con alto contenido de grasa y azúcar. Comer alimentos de los cinco grupos alimentario: frutas, vegetales, proteínas (como ave, pescado y frijoles habichuelas secas), granos, y productos lácteos.

Reducir la cantidad de cafeína y no tomar más de una taza de 12 onzas de café por día. La cafeína también se encuentra en las bebidas gaseosas, ciertos medicamentos y otros alimentos. La madre puede tomar los cafés o tés descafeinados, o tomar agua, leche o jugo. La cafeína también se encuentra en el chocolate, las sodas, y algunos medicamentos sin recetas. Es importante asegurarse de leer las etiquetas en los alimentos, bebidas y medicinas para saber cuanta cafeína se estará consumiendo.

Tratar de llegar a un peso saludable antes de quedar en embarazo. Si la mujer tiene sobrepeso, debe bajar de peso antes de intentar quedar embarazada. Si tiene bajo peso, puede resultarl más fácil quedar embarazada si alcanza un peso más saludable. Una vez que se comience a buscar el embarazo, debe evitarse tratar de perder peso ya que podría ser nocivo para el bebé. Es importante hablar con un profesional de la salud para averiguar cuál es el peso ideal.

4. Dejar de fumar y evitar el humo de otros fumadores. El fumar puede hacer que resulte más difícil quedar embarazada. Fumar durante el embarazo puede exponer al bebé a ciertos problemas graves de salud como el nacimiento prematuro y el bajo peso al nacer. El fumar durante el embarazo puede aumentar el riesgo de complicaciones durante el embarazo y de SIDS (muerte súbita infantil). El mejor momento para dejar de fumar es antes de quedar embarazada.

5. Dejar de beber alcohol. Beber cualquier tipo de alcohol (licores, vino, cerveza, wine coolers, etc.) puede hacer que resulte más difícil quedar embarazada. Beber alcohol antes o durante el embarazo puede poner al bebé en riesgo de desarrollar ciertas condiciones que pueden resultar en problemas como:

â€Â¢ Síndrome de alcoholismo fetal (FAS), una combinación de defectos físicos y mentales
â€Â¢ Bajo peso al nacer
â€Â¢ Defectos cardíacos, problemas del crecimiento y problemas con el desarrollo cerebral

6. No consumir drogas ilegales. Consumir drogas ilegales o "drogas de la calle" durante el embarazo puede ser peligroso para la madre y el bebé. Las mujeres que usan cocaína corren un riesgo más alto de sufrir un aborto espontáneo y de tener un parto prematuro. Los bebés expuestos a la heroína tienen más probabilidades de nacer adictos. Los bebés expuestos a las drogas ilegales tienen más probabilidades de tener problemas de aprendizaje o del comportamiento más tarde en sus vidas. Las mujeres que usan metamfetaminas o marijuana pueden tener bebés demasiados pequeños.

7. Evitar las infecciones. Algunas infecciones pueden ser peligrosas para la salud del bebé durante su desarrollo. Lavarse bien las manos con agua y jabón luego de haber usado el baño o servicio, luego de sonarse la nariz o de tocar tierra. Evitar consumir alimentos no seguros como las carnes o los pescados crudos, y los productos lácteos no pasteurizados. Cocinar siempre bien la carne y los huevos. Lavar bien todas las frutas y las verduras. Mantenerse alejada de los roedores, incluyendo las mascotas como los ratones, hamsters y conejillos de Indias.

Es importante averiguar si la madre tiene una infección de transmisión sexual (ITS). Sin tratamiento, estas infecciones pueden poner en riesgo a la mujer embarazada y su bebé. En la visita preconcepcional, es importante pedirle al profesional en salud que le realice una prueba para el VIH u otras ITS. Para evitar las infecciones de transmisión sexual, es importante mantener relaciones sexuales con una sola persona que no tenga ninguna otra pareja sexual o una ITS y/o utilice preservativo.

8. Evitar las sustancias y los productos químicos peligrosos. Evitar los productos químicos peligrosos, como los productos de limpieza y pesticidas. Alejarse de los limpiadores con olores fuertes, los químicos y las pinturas. Reducir el riesgo usando guantes de goma y trabajando en un lugar bien ventilado.

9. Aprender sobre la genética. El profesional de la salud elaborará la historia clínica y realizará preguntas sobre la salud de los miembros de la familia. Basándose en esta información, el médico o enfermera podrá recomendar la consulta a un especialista en genética para averiguar si hay riesgo de tener un bebé con un defecto de nacimiento.

10. Evitar el estrés. El estrés no es bueno ni para la madre ni para el bebé, antes, durante o después del embarazo. Demasiado estrés puede aumentar el riesgo de parto prematuro y de bajo peso al nacer. Es importante identificar  las causas del estrés y tratar de reducirlas. Pedir apoyo emocional a la pareja, familiares y amigos.
Hacer ejercicio regularmente. Hacer ejercicio por 30 minutos todos o casi todos los días de la semana es una buena manera de mantener y perder peso, aumentar el estado físico y reducir el estrés.

Tomado de www.nacersano.org

Subir